El boxeo como expresión de cultura proletaria

El boxeo como expresión de cultura proletaria

Por, Jorge Drouillas Espinosa[1]

El boxeo, es un deporte de larga data su historia se remonta a casi trescientos años, en sus inicios en el siglo XVIII era practicado por la aristocracia como una forma deportiva de demostrar masculinidad. Paulatinamente fue dando paso a las clases trabajadoras, llegando en la actualidad a ser un deporte, muy vinculado a la cultura proletaria. Durante los inicios del siglo XX, formo parte de las prácticas culturales más asiduas del hombre. El investigador de la masculinidad y violencia, Peter Spierenburg, indica que hacia mediados del siglo XIX, las clases trabajadoras buscaban resolver sus disputas de honor, por medio de encuentros pactados y normados. “Los jornaleros, obreros y trabajadores en resuelven comienzan a resolver sus disputas, en riñas a puño o con cuchillos.”[2] Estas disputas no eran simples riñas, ya que se normaban bajo reglas y etiqueta de combate, indicando que tiene una transición cultural más allá de una simple pelea.

 

Para el caso de Chile el historiador Sergio Grez, identifica la práctica del boxeo, en las comunidades anarquistas y como parte de su propuesta contra cultural. “Las Charlas vespertinas sobre arte y filosofía, excursiones dominicales y paseos a los cerros y campos vecinos, práctica de deportes como box y lucha romana, vida vegetariana y sin consumo de tabaco, fueron los medios escogidos para llevar una vida acorde con sus principios.”[3]Para los movimientos obreros de comienzos de siglo, la práctica deportiva era una forma de crear pautas culturales propias, formando el cuerpo y el carácter del obrero, alejándolo de las diversiones consideradas nocivas como el consumo de alcohol y el juego. El anarquista de comienzos de siglo Agustín Saavedra Gómez, señala que se reunían varias noches a la semana después del trabajo, a realizar lo que fue bautizado como “regeneración”, una serie de prácticas culturales que incluían, la lectura, oratoria y también practicar, el box y ejercicios físicos.[4]

 

El boxeo, se manifestó desde inicios del siglo XX, como un deporte duro, muchas veces cruel y que demanda una gran disciplina y fortaleza mental, los obreros cumplían con todos estos requisitos. En la mayoría de los casos era hombres fuertes, que acostumbrados a las pesadas jornadas laborales, eran capaces de resistir el duro  entrenamiento. El boxeo de inicios del siglo XX, era un deporte masculino, con marcada rudeza y formo en muchos aspectos parte de la cultura obrera de superación y trabajo.



[1] Magister en Historia y Ciencias Sociales. U Arcis. Miembro del Grupo de Estudios Historia y Justicia.  http://historiayjusticia.org/ . Profesor de boxeo, contacto a drouillas61@gmail.com

[2] Spierenburg, Pieter. Men and Violence. Ohio State University. Ohio.1992. Pág. 49

[3] Grez, Sergio. Los anarquistas y el movimiento obrero: la alborada de la idea en Chile. LOM. Santaigo. 2007. Pág. 69

[4] Lagos Manuel Mieres. Experiencias Educativas y Prácticas Culturales en Chile. (1890-1927).  Centro de Estudios Inocencio Pellegrini Lombardozzi. Pág. 293


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*