Sergio Grez: “El proceso constituyente de Bachelet fue creado para fracasar”

Sergio Grez: “El proceso constituyente de Bachelet fue creado para fracasar”
Diario U de Chile

El académico de la Universidad de Chile, Sergio Grez, aseguró que “hubo artimañas del Gobierno y la derecha para frenar el proceso constituyente”.

Uno de los impulsores de las Escuelas Constituyentes, analizó la reciente entrega al Ejecutivo de las llamadas “bases ciudadanas” para una nueva Constitución. En conversación con Radio y Diario de la Universidad de Chile, el docente de nuestra casa de estudios criticó la tardanza en la entrega del documento.

“Porque éste es un problema profundo que tenemos y que no ha sido solucionado. Evitarlo con artimañas y maniobras distractivas no significa que el problema deje de existir. Si tú diseñas un camino que es inviable naturalmente es una maniobra distractiva”, detalló.

El académico Sergio Grez calificó como una barrera infranqueable el diseño del proceso constituyente realizado por la Presidenta Michelle Bachelet.

En tanto, la Mandataria anunció que enviará un proyecto al Congreso que permita la reforma al capítulo 15 de la Constitución para establecer un nuevo mecanismo para elaborar la Carta Fundamental. Este sería el inicio de la etapa institucional donde se creará una propuesta que agrupe los planteamientos de la ciudadanía para ser tramitado por los legisladores.

Para Grez, este paso es casi imposible de llevar a cabo debido a la negativa expresada por la oposición para cambiar la actual constitución de 1980.

“La pérdida de iniciativa política por parte del Ejecutivo, además del propio diseño constituyente de la Presidenta Bachelet, lo cuestionamos desde el primer momento. Este proceso constituyente era altamente probable que fuese absolutamente inviable dado los altísimos cuórums que la mandataria se fijó para que esto siguiera adelante”, subrayó.

Según el experto, este es el mejor momento para acumular fuerzas y continuar con la educación ciudadana, además de aprovechar el año electoral para impulsar el tema y que los diferentes candidatos a la presidencia y el Parlamento manifiesten su postura.

http://radio.uchile.cl/2017/01/17/sergio-grez-el-proceso-constituyente-de-bachelet-fue-creado-para-fracasar/

Fidel y la Revolución en la emigración cubana

5
Fidel y la Revolución en la emigración cubana
La disyuntiva de “ser o no ser”
¡Qué difícil escribir sobre Fidel (y de la Revolución) sin caer en lugares comunes, con el agravante de hacerlo desde el exterior, donde su imagen se dirime entre categorías diametralmente opuestas! Con su desaparición física hemos podido ser testigos de toda clase de difamaciones y celebraciones entre sus detractores, pero también de muestras de respeto, admiración y homenajes alrededor del mundo. La propia ONU, por boca de la directora general de la Unesco, Irina Bokova, reconoció a Fidel como símbolo de la solidaridad internacional; y el presidente de su conferencia general, Stanley Mutumba, afirmó que el ejemplo de Fidel debería guiarnos en momentos tan complejos como los que vive el mundo actual. Y es que más allá del odio de unos, Fidel trasciende como uno de los grandes humanistas del siglo XX y lo que va del presente, además de hacerlo en su condición de arquitecto de la obra de una Revolución que marcó un hito en la historia de América Latina.

También las redes sociales han sido escenario para todo tipo de manifestaciones. Es aquí donde ha ocurrido un hecho significativo que ha desencajado y enojado al sector “anticastrista”. Resulta que parte de la propia emigración cubana les ha salido al paso con sus post, contra-argumentando, defendiendo a la Revolución y a Fidel. En muchos de los casos que conozco, prácticamente todos, el insulto y las amenazas han sido los únicos recursos esgrimidos contra estos últimos. Y no es para menos. Esto desmorona uno de los pilares más importantes de las campañas mediáticas que se han utilizado hasta la saciedad contra el gobierno cubano: el mito “emigrante cubano=disidente”. Deja en evidencia que en realidad no todos los cubanos y cubanas que han salido del país son detractores de Fidel y de la Revolución, y que no pocos de ellos son conscientes de la importancia que eso tiene frente a tal instrumentalización política. Una emigración que, tanto en Europa como en EEUU, incluso en la mismísima Miami, ha participado en actos de homenajes póstumos al “Comandante”.

No es gratuito que este movimiento tenga poca visibilidad, pero no es un fenómeno nuevo. Desde hace años que se viene organizando y poco a poco ha ido ganando espacios pese a las dificultades que plantea la dinámica de la sociedad capitalista y la hostilidad de su política comunicacional respecto al “tema cubano”. Se impone pues una observación y reflexión sobre esta particularidad que traspasa y distingue el fenómeno migratorio cubano de otros.

Es evidente que la figura de Fidel levanta muchas pasiones. Y suele decirse que la pasión dificulta hacer una mirada y valoración objetiva de las cosas. Pero me pregunto si es posible una mirada desapasionada sobre Fidel y la Revolución. ¿Hasta dónde debe la pasión permear aquello que creemos? Para nosotros los cubanos es casi imposible, porque incluso fuera de Cuba se nos encara la demanda de una posición al respecto. – “¿Y tú… estás en contra o favor de Fidel?” “¿Eres castrista o anticastrista?” “¿Estas en contra o a favor del régimen?” – Es el tipo de preguntas que alguna vez se nos ha hecho, habida cuenta del lugar e “interés” que ocupa el llamado “asunto cubano” en los medios de comunicación a nivel internacional. La mayoría de ellos situados antagónicamente de lo que representan Fidel y la Revolución. No se puede descuidar este detalle y el peso que tiene sobre la población en general, y cómo estos condicionan negativamente la postura y el criterio de la sociedad sobre cualquier propuesta alternativa al modelo capitalista, pero también sobre la emigración cubana en particular. Posiblemente seamos de los pocos especímenes del planeta que residiendo en otro país se nos pregunta si estamos a favor o contra del presidente, y la política, del país de origen. No hay duda que nos encontramos ante una disyuntiva que no admite términos medios. Como si pesara sobre nosotros la sentencia shakespeariana: To be or not to be?

Si tenemos en cuenta el criterio extendido de que los cubanos no “emigramos”, sino que “huimos” (del “régimen castrista”), una manipulación que responde al interés del establishment occidental de formar un criterio monodireccional que busca confundir “régimen” con “dictadura personal/familiar” y politizar la emigración cubana, obviamente, culpando al “régimen dictatorial” de ello, la huida entonces se convierte en una gran ironía o fatalidad de la vida. Da igual el lugar donde estemos, Fidel y “el régimen” terminan siempre por alcanzarnos. Es decir, la “huida” lleva en sí el germen del fracaso y la humillación. Nos estigmatiza y condena a la condición de víctimas que lograron escapar del “horror”. ¿Cuál horror?, pues el que supone no ser una sociedad “libre” en términos del modelo hegemónico capitalista. Y claro, si esta es la opinión extendida sobre quienes hemos salido de Cuba, (de la que somos conscientes), quién se atreve a demostrar lo contrario cuando, por un lado, la situación nos desarma de antemano, nos deja a la defensiva, y por el otro, nos convierte en seres atrapados en el rol del victimismo y la pena. Sin duda, esta cuestión actúa subjetivamente en detrimento de nuestra condición y cualidad moral.

El caso más escandaloso de esta situación lo han vivido, hasta ayer mismo, quienes emigran ilegalmente a EEUU, ya que automáticamente se convertían en “exiliados políticos” o “disidentes” gracias a la conocida Ley de Ajuste Cubano (de 1966), que en su modificación de 1995 conocida como política de “pies secos-pies mojados”, eliminada por decreto presidencial por Barack Obama a una semana de la culminación de su mandato, les abría las puertas al “sueño americano” como a nadie en toda Latinoamérica. Una vez acogidos a ella, se regularizaba su estatus legal en ese país.

Sí. Dicha política sólo era aplicable a aquellos (cubanos/as) que lograran entrar ilegalmente a EEUU. No se concedía de forma regulada a través del servicio diplomático de este país en Cuba, donde a duras penas puede conseguirse una visa de tipo familiar. Tal como pasa con el resto de latinoaméricanos y ciudadanos “tercermundistas” en general. Por lo tanto, estábamos delante de toda una “invitación” a marchar por vías irregulares, dejando en una situación altamente peligrosa a quienes se embarcan en semejante aventura ante las mafias y el tráfico de personas. Hay que decir que el gobierno cubano siempre ha denunciado el carácter discriminatorio y criminal de esta ley, y siempre ha abogado por una solución regular al asunto, a pesar de las negativas constantes de la administración estadounidense al respecto. Con la derogación de esta política se pone fin a una injusticia y a un reclamo que para Cuba ha reportado una crisis migratoria importante, secuestros navales y aeronáuticos, además de actos criminales y perjuicios profesionales a través del programa Parole dirigido al soborno y deserción de médicos cubanos en misiones internacionales.

Así de vil y cínica era la situación hasta hace apenas 24 horas. O te lanzabas al abismo (aceptando ser víctima de la “brutal dictadura castrista” que se pregona desde los voceros contrarrevolucionarios), o no hay paraíso prometido; cuando en realidad, prácticamente en la totalidad de los casos, se trata de una migración de tipo económico, que si de algo huye es de una situación de pobreza o de precariedad material y de recursos. De hecho, si algo deja evidencia esto y lo falso del mito al que nos referimos al principio es precisamente la eliminación de esta política. En ese sentido la motivación es análoga a la de cualquier persona que emigra de los países pobres hacia los países ricos, circunscrita al creciente flujo migratorio de las últimas tres décadas, en un contexto de la globalización “neoliberal”. La diferencia (sustancial) con el resto de países pobres estriba en que la precariedad y pobreza económica de Cuba tiene su peso, casi absoluto, en un brutal bloqueo económico, comercial y financiero, que constituye el real y principal obstáculo para el desarrollo del país, más que la presunta inoperancia del modelo económico socialista, como se suele hacer ver.

Pero bueno, volviendo a los “pies secos-pies mojados”, después de haber cruzado kilómetros y kilómetros, o atravesado el mar, de haberse jugado la vida y la de los suyos, quién no va aceptar un “premio” al que muchos otros igualmente aspiran (sin huir de ninguna “dictadura comunista”), después de sortear circunstancias duras, mafias, traficantes y demás criminales que se encuentran a su paso hasta la frontera. Incluso, hasta después de pasarla. A esa hora poco importan la conciencia y la moral, ni si los emigrantes de otros países no “gozan” de una Ley de Ajuste semejante que (dada la situación, a pesar de lo humillante, es todo un “lujo”) les regularice su situación legal una vez en suelo estadounidense. La experiencia del periplo es lo suficientemente extrema, en muchos casos, como para dejar espacio a conflictos de esa índole. Pero a partir de ahora recibirán el mismo tratamiento que EEUU hace a los migrantes de otros países. Por otra parte, se les recibía como a “héroes” cuando la realidad, per se , además de humillarlos, los ubica en el terreno de los perdedores. Sobre todo porque en honor a la verdad ninguno de ellos ejerció jamás la rebeldía (ni los que llaman “disidentes”), o la oposición en Cuba, de manera que inspirara al resto de la ciudadanía en el empeño contra el supuesto sujeto/objeto de hostigamiento; como sí fue, por ejemplo, el caso del movimiento “26 de julio” comandado por Fidel contra la dictadura batistiana. Esto tiene su explicación en una “disidencia” oportunista, artificial, creada desde los EEUU (un plan desarrollado desde 1960, según documentos ya descalificados), de convicciones tragadas por la recompensa que le hacen llegar desde los fondos de la USAID y la NED (National Endowment for Democracy), y otras vías, por las cuales la CIA destina entre 20 y 30 millones de dólares anuales (datos que están a la vista pública en sus respectivos sitios webs) para programas de subversión en Cuba. Por lo tanto, sin autoridad moral e incapaz de ofrecer un programa ni una propuesta alternativa que no redunde en el neo-anexionismo a los EEUU.

Es por eso que está mal llamada “disidencia cubana” se sienta como pez en el agua bajo su cobijo, desde donde se dedican, antes acomodados que atrincherados, a vender la imagen de su país como la de un pueblo desmoralizado por la reprensión y el miedo. Es decir, otorgan la propia condición desmoralizada, reprimida, cobarde y lastimera a sus compatriotas en Cuba, sencillamente, porque no hacen lo que ellos no pudieron. Sin duda, una mala praxis de conseguir apoyo interno para su “causa” contrarrevolucionaria. Esto solo confirma que no es ese, sino el apoyo de los EEUU el que buscan. En realidad, les puede el odio visceral a lo que el pueblo cubano en su mayoría representa.

Llamando las cosas por su nombre, esto no es ejercer la disidencia sino el “mercenaje”. Es servir de punta de lanza a los intereses de un país (enemigo) que nos hace la guerra (económica y sicológica) desde hace seis décadas, dentro de la lógica de “guerra no-convencional”, con el objetivo de destruir la Revolución con la cual alcanzamos, por primera vez, la libertad y la soberanía del país; y frustrar la construcción del socialismo porque constituye la garantía de su preservación. Eso es lo que está en juego. Una libertad y una soberanía que perviven gracias a la Revolución y por ella. Y no es que confundamos país (patria/pueblo) con “régimen” (modelo social/sistema), y viceversa, sino que son conceptos entramados subjetivamente, que configuran lo que somos. Al decir del sociólogo estadounidense Peter L. Berger: la identidad es un elemento clave en la realidad subjetiva, y como toda realidad subjetiva está en relación dialéctica con la sociedad. Es decir, toda creación de identidad está vinculada directamente con la estructura social donde se desarrolla, condicionada por procesos sociales concretos que a su vez la determinan, y viceversa.

No puede existir una cosa al margen de la otra, y en ello es importante el lenguaje y el papel que juega la comunicación dentro de esa construcción social. El lenguaje en un sistema capitalista es distinto completamente del que se emplea en uno de socialista (o anticapitalista), y por lo tanto operan de forma distinta en la configuración de las identidades, conformando también conciencias distintas sobre ellas. Desde ese punto de vista, y desde nuestra perspectiva histórica: patria, libertad, independencia, soberanía, próceres, Martí, Fidel, Revolución, proceso revolucionario, socialismo, pueblo soberano, etc… son elementos de la historia que confluyen en la creación de nuestra identidad nacional y cultural. Una identidad liberada y transformada gracias al triunfo sobre el viejo régimen oligarca y anexionista, representado en su expresión última en la dictadura de Batista.

¿Qué era ser cubanos/as, y qué es serlo desde entonces? He aquí la razón fundamental que afecta al cubano/a en su condición de inmigrante cuando se le cuestiona sobre Fidel y la Revolución. Su posición al respecto es también, irremisiblemente, su posición sobre su sentido de identidad y la conciencia que tiene de ella. Casi nada.

Adel Pereira. Poeta y miembro de la Asociación de Cubanos en Cataluña.

Tomado del blog Asociación de Cubanos en Cataluña “José Martí” (ACCJM)

“La situación económica en Rusia es establemente mala”

Entrevista al economista Vasili Koltashov
“La situación económica en Rusia es establemente mala”
La Marea
“La calidad de vida ha empeorado de manera sensible” en Rusia en los últimos años, afirma en la entrevista

El economista Vasili Koltashov (Novosibirsk, 1979) conoce de primera mano cómo es la situación real de la economía en Rusia. Koltashov es el director del Centro de Investigación Económica del Instituto de la Globalización y los Movimientos Sociales (IGSO) de Moscú y también forma parte del Laboratorio de Política Económica Internacional de la Universidad Plejánov de Economía. “La calidad de vida ha empeorado de manera sensible en Rusia”, advierte.

En los medios occidentales leemos con frecuencia artículos que hablan de una crisis económica inminente en Rusia, pero ésta parece no llegar. El gobierno ruso, por su parte, tiende a destacar los aspectos positivos. ¿Cuál es el estado actual real de la economía rusa?

 La situación es establemente mala. El año 2016 fue relativamente estable: los salarios no cayeron, pero tampoco subieron y, para la gente que buscaba trabajo, fue difícil encontrar uno. En 2015 el salario medio en rublos se redujo de manera considerable: en algunas regiones hemos visto una caída hasta los 27.000 y 20.000 rublos al mes (415-300 euros), en otras hasta los 25.000 (384 euros), 15.000 (230 euros) e incluso los 13.000 rublos (200 euros) al mes. La calidad de vida ha empeorado de manera sensible. En 2014 y 2015, es decir, en dos años consecutivos, el rublo se ha depreciado.

¿Qué impacto han tenido las sanciones económicas de la Unión Europea y EEUU?

 Prácticamente ninguna, en mi opinión. Llueve sobre mojado. Es la segunda onda de la crisis lo que realmente afecta a la economía rusa. No hay sanciones contra Brasil, por ejemplo, y sin embargo su situación es similar a la de Rusia.

¿Está funcionando el programa de sustitución de importaciones del gobierno ruso?

 Muy poco. Incluso en la agricultura, donde hay muchas posibilidades de éxito, sus resultados distan de ser positivos. Se dice que ha aumentado la cosecha de trigo y verduras, pero nadie sabe dónde están porque no hay almacenes adecuados para almacenar la cantidad de alimentos que se declara haber producido. En agricultura se han registrado algunos éxitos en el programa de sustitución de alimentos. En el sector industrial encontramos algunos ejemplos de sustitución de bienes de consumo, pero es un efecto que sólo se debe a la depreciación del rublo. La economía rusa sigue siendo débil como para sustituir todos los bienes que importa.

Otro de los lugares comunes sobre la economía de Rusia es su dependencia de los hidrocarburos. ¿Hasta qué punto es cierto?

 La dependencia es enorme. No sólo del petróleo y el gas, sino de la exportación de metales, fertilizantes químicos y otras materias primas. La dependencia sería menor si el mercado interno estuviese más desarrollado, pero la política anticrisis consiste en reducir el poder adquisitivo de los consumidores y recortar los programas sociales. Es una copia de las medidas económicas de la Unión Europea.

Pero en la Unión Europea estas medidas de austeridad no están funcionando…

 ¿Cómo que no funcionan? Claro que funcionan: son muy efectivas a la hora de llevar a la bancarrota a la gente [ríe]. El rublo ha sufrido como consecuencia de esta dependencia del precio del petróleo, se ha debilitado directamente tras la caída de los precios de la energía y hay un temor crónico a que una crisis del petróleo arrastre su valor con ella. La elite tiene la ilusión mística de que si los precios del petróleo aumentan de nuevo todos los problemas se resolverán automáticamente. Pero eso, por supuesto, no es así. La crisis económica en Rusia tiene causas tanto internas como externas. Las causas externas son los cambios en los precios de las materias primas y en la demanda. En la economía doméstica es, sobre todo, el sobreendeudamiento de la población por las hipotecas y préstamos para el consumo. Estos créditos sirven para enmascarar los bajos salarios de la población, que han sido reducidos por las empresas. El gobierno y las empresas se han adaptado a las condiciones de crisis a través de la reduccción de los salarios. También los de los funcionarios: por ejemplo, los salarios de oficiales en las regiones eran de 35-40.000 rublos (615 euros aprox.) y ahora pueden llegar a cobrar 15.000 (230 euros). Esto crea una fuerte base para la crisis interna, ya que no hay programas para crear puestos de trabajo de calidad ni estimular los salarios.

En su último discurso a la nación, el presidente Putin pidió un presupuesto más estable y una economía cada vez más autónoma de la exportación de petróleo y gas. ¿Es posible a corto y medio plazo?

 Es posible, pero no está ocurriendo. Si persisten en su política neoliberal, no será posible. El presidente no ha hablado de crear un complejo industrial como el que existía durante la Unión Soviética, ha hablado del procesamiento de las materias primas. No se tratará de vender las materias primas, sino de procesarlas primero en Rusia y ya se están construyendo factorías con ese propósito. Esto tiene que ver con el gas, el petróleo y los minerales. Hay grandes planes para construir estas factorías en Siberia. Pero esto no cambia en principio el motor de la economía, por lo que es insuficiente.

El complejo militar-industrial es conocido por ser otro de los pilares del país. ¿Cuál es el estado de este sector?

 Su importancia es enorme. Su capacidad de exportación ha crecido considerablemente. Rusia ha conseguido adquirir la reputación de ser un país proveedor que no te invadirá si le compras y que te ofrecerá apoyo diplomático cuando sea necesario. Quienes compraron armas a EEUU, por ejemplo, no recibieron garantías de que algún día podrían ser invadidos. Sucedió, por ejemplo, en Libia: este país importó armas de Reino Unido. Una vez cumplieron con el último contrato, fueron invadidos. En cualquier caso, este sector necesita de un mayor orden: hay demasiada burocracia, una modernización limitada. El dinero del presupuesto para Defensa no sólo se destina de manera ineficiente, sino que también es robado.

China es uno de los países con los que Rusia mantiene una relación económica preferente. ¿Cómo cree que podría evolucionar esta relación?

 Rusia se está convirtiendo en un proveedor de materias primas para China, y esta exportación se incrementará. La compleja situación económica en China no está siendo considerada en serio y creen que el crecimiento de la economía china permitirá mantener el ritmo de las exportaciones rusas.

Tanto en China como en Rusia hay mucha especulación con la posibilidad de desacoplarse del sistema dólar.

Pienso que la cuestión es más complicada que eso. El euro se ha depreciado en los últimos años, la libra esterlina también, ahora la pregunta es ¿qué divisa se depreciará antes, el dólar o el yuan? Ésa es la verdadera pregunta. Los debates sobre alejarse del sistema dólar son, por ahora, mera especulación. China busca apoyar la estabilidad del yuan porque si su moneda cae, la crisis en China se manifestará de manera más clara y se extenderá a Rusia, golpeando a su economía. Pero si el dólar baja, el yuan caerá con él. Por ahora el dólar se mantiene, mientras el yuan se deprecia gradualmente. De momento no hay signos de un alejamiento del dólar. Los chinos, en cualquier caso, buscan convertir el yuan en un sistema análogo al dólar. Veamos si ello ocurre. Yo, personalmente, no lo creo.

¿Cómo valora la Unión Económica Eurosiática?

 Está testimoniando una crisis profunda. Como diría un médico: el paciente está más muerto que vivo. El motivo es que Rusia ingresó en la OMC sin crear un mercado protegido en Euroasia. Esto hizo que Ucrania se decantase hacia la Unión Europea y facilitó la victoria de las fuerzas de Maidán.

¿Cuál es la situación económica de Ucrania?

 Se ha deteriorado de manera considerable. A nivel doméstico, sólo el sector agrícola es relativamente estable. Podemos hablar de un proceso de desurbanización, no hay suficiente mano de obra en las ciudades. La industria ucraniana es ineficiente, su maquinaria es anticuada y, de hecho, la industria se está muriendo. En algunas partes con lentitud, en otras más rápidamente. El Acuerdo de Asociación con la Unión Europea es una completa catástrofe. Con todo, la crisis habría afectado a Ucrania de cualquier modo.

¿Se busca convertir a Ucrania en un proveedor de materias primas para la Unión Europea?

 Sí, eso es lo que ocurre en este momento. La mayoría de la mano de obra, en cualquier caso, trata de emigrar a Rusia. Europa les ha cerrado las puertas.

¿Pero no estarían las empresas europeas interesadas en la mano de obra cualificada ucraniana, como ocurrió antes con la integración de otros países de Europa oriental?

 Ya no es así. Incluso si ése era el plan en 2014, en este momento no tienen puestos de trabajo para ofrecer. El objetivo es que las corporaciones europeas controlen las riquezas de Ucrania. Puesto que Rusia desea debatir y negociar la retirada de las sanciones, esto crea las condiciones ideales para que la Unión Europea haga rehén a Ucrania en cualquier negociación. El objetivo de la oligarquía ucraniana era el Acuerdo de Asociación con la UE y, después, acceder como miembro de pleno derecho sin ceder su poder. Ahora mismo no tienen muchas oportunidades.

¿Ve tendencias aislacionistas o proteccionistas a nivel global?

 Es probable que veamos en los próximos años una mayor desintegración de los bloques económicos neoliberales y la creación de grandes mercados continentales. El llamado “nacionalismo económico” sólo puede realizarse en grandes naciones con grandes mercados. Los grandes mercados requieren normativas y aranceles, que funcionan como protección contra los competidores. También de una diferente estrategia interna, consistente en un incremento de la demanda interna. La victoria de Trump en EEUU demuestra que una política así sólo será posible si hay una dura lucha política interna.

También se habla de guerras comerciales, especulación de divisas e inclusos nuevas burbujas.

Hay una batalla en curso entre las bolsas china y estadounidense. En Europa hay una burbuja financiera. El crédito barato, como la tasa del 0% del BCE, infla estas burbujas. También hay una burbuja industrial en China, creada después de que el país atrajese al capital especulador internacional con la emisión de bonos. Rusia tiene un sistema parecido. La caída de mercados de materias primas es inminente, al igual que la depreciación del dinero, en particular del euro. El debate sobre una nueva política económica ganará actualidad. La victoria de Donald Trump demuestra que ese debate es posible. Todos los demás están buscando soluciones externas a sus problemas e ignoran sus cuestiones internas, las causas de la crisis. La política de la UE es una expansión de su capital hacia el Este; la política de Rusia es mantener altos los precios de las materias primas y un alto nivel de exportación de las mismas a China; la política de China es encontrar inversiones extranjeras para mantener su burbuja industrial. Estas estrategias no ofrecen ninguna salida a la crisis. Ignoran a los consumidores, a la gente. Lo único que ofrecen son nuevos créditos, y eso no es ninguna solución.

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/01/15/la-situacion-economica-en-rusia-es-establemente-mala/

Colusión contumaz del Grupo Matte

Colusión contumaz del Grupo Matte
Punto Final
La colusión por los pañales desechables autodenunciada el año pasado por la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC) ante la Fiscalía Nacional Económica, y conocida recién a mediados de diciembre de 2016, ha expuesto una vez más la desmesurada voracidad del Grupo Matte, uno de los más influyentes del país y que hoy extiende sus tentáculos por todo el continente. Varios de los principales miembros de la familia Matte integraron el directorio de CMPC Tissue, filial de la Papelera -que participó anteriormente en la colusión del papel higiénico y ahora de los pañales-, en conjunto con uno de sus competidores en el negocio, la estadounidense Kimberly Clark.El empresario Eliodoro Matte Larraín presidió el directorio de CMPC Tissue casi desde su formación en 1999, manteniéndose en el cargo hasta 2010, cuando fue reemplazado por el ex gerente general de las empresas CMPC, Arturo Mackenna Iñiguez, quien dirigió la emblemática compañía de los Matte durante 24 años.

El directorio de cinco miembros de CMPC Tissue, dueña de las marcas Confort, Nova, Ladysoft, Babysec, Noble y Elite, estuvo integrado por varios de los más conspicuos miembros del Grupo Matte: Bernardo Matte Larraín, Bernardo Larraín Matte, Arturo Mackenna, Gonzalo García -ex secretario general del holding -, Hernán Rodríguez Wilson -gerente general del Grupo- y Jorge Hurtado Garretón.

La Fiscalía Nacional Económica ha sostenido que la colusión por el papel higiénico entre CMPC Tissue y la ex PISA, actual SCA Chile, partió en 2001 y se mantuvo hasta 2011. En tanto, la de los pañales se prolongó entre 2002 y 2009.

En la autodenuncia ante la FNE, la CMPC afirmó que en la gestación y desarrollo de la colusión por los pañales cumplió un rol determinante Gonzalo Eguiguren Correa, gerente general y accionista menor de Kimberly Clark Chile. Eguiguren presidía desde 2012 la administradora general de fondos LarraínVial Asset Management, cargo al que se vio obligado a renunciar a fines de diciembre ante el escándalo producido por la colusión de los pañales. Eguiguren también había sido, entre el año 2002 y el 2008, parte del directorio de la ex D&S, matriz de los supermercados Líder, propiedad del grupo Ibáñez. Además participó en el directorio de Películas Metropolitanas S.A., donde compartió en 2005 con Gonzalo Lira, José Miguel Barros y Nicolás Ibáñez y también en Magallanes S.A., donde integró directorio en 2004 con Nicolás Ibáñez, Fernando Larraín, Cristóbal Lira y Juan Pablo Vega.

 

FAMILIAS “ILUSTRES”

Eguiguren Correa pertenece a una de las familias más connotadas de la alta sociedad criolla. Su padre, Gonzalo Eguiguren Hodg-son, fue dirigente del partido Renovación Nacional y durante décadas el consejero más cercano de Sergio Onofre Jarpa, líder de la derecha desde fines de la década de los 60, furibundo opositor de la Unidad Popular y del presidente Salvador Allende, y ministro del Interior de la dictadura militar a mediados de los años 80. Eguiguren Hodgson está casado con Consuelo Correa Saavedra, vicepresidenta de la Fundación Paternitas, dedicada a la rehabilitación de personas que han cometido delitos, y a quien en julio pasado el cardenal Ricardo Ezzati condecoró con la Cruz del Apóstol Santiago. El matrimonio Eguiguren Correa tiene 11 hijos, 49 nietos y doce bisnietos.

Una de sus hijas, Consuelo Eguiguren Correa, está casada con Cristóbal Lira Ibáñez, ex subsecretario de Prevención del Delito en el gobierno de Sebastián Piñera, y compañero habitual de Gonzalo Eguiguren Correa en directorios de los negocios de la familia Ibáñez. Tanto los Matte como los Eguiguren son católicos fervientes y ayudan a financiar las actividades en Chile de los Legionarios de Cristo.

Los Eguiguren son, además, integrantes de la Fundación Arturo Irarrázaval Correa, creada en 1920 para ayudar a los liceos técnicos profesionales y que en la actualidad es la más rica del país, con un patrimonio cercano a los 300 millones de dólares. En los últimos cuatro años, los resultados de la fundación variaron entre los cinco mil millones y los siete mil millones de pesos. Los siete directores son Juan de Dios Vial Larraín, ex rector designado de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales; su hijo Aníbal Vial Echeverría, ex rector de la Universidad Santo Tomás; Arturo Yrarrázaval Covarrubias, ex decano de Derecho de la UC y antes de la Universidad de Los Andes; Bruno Philippi Irarrázaval, ex presidente de la Sofofa; Manuel José Zegers Irarrázaval, socio de la corredora de seguros Finco; Juan Hurtado Vicuña, accionista de Entel, Consorcio y Pucobre; y Felipe Astaburuaga Echeverría. Todos son descendientes del fundador o están casados con sus parientes. Tres son vitalicios: Vial Larraín, su hijo Aníbal y Arturo Yrarrázaval, quienes reciben dieta de por vida.

Estos vínculos familiares y sociales ayudaron a Gonzalo Eguiguren Correa a llegar a la presidencia de una de las filiales de la corredora de fondos VialLarraín, compañía que en septiembre de 2014 fue multada por la Superintendencia de Valores y Seguros con 8,18 millones de dólares por transar acciones de las sociedades “cascadas” de Julio Ponce Lerou, propietario de Soquimich, mediante mecanismos engañosos o fraudulentos.

 

EL CASO DE LOS PAÑALES

En 2013 se vendieron en Chile más de 858 millones de pañales de niños, tres por ciento menos que lo transado en 2012. Ese mismo año se comercializaron unos 93 millones de pañales para adultos. Todos estos productos son fabricados por CMPC, Kimberly Clark y SCA. Se espera que en los próximos años siga bajando la venta de pañales para niños porque las tasas de natalidad están disminuyendo, y que suban las de pañales para adultos pues el país envejece rápidamente. Desde 2008 estos pañales se encuentran en supermercados e hipermercados, canales que reportan más de la mitad del total de ventas. Hasta hace poco los pañales para adultos se encontraban sólo en farmacias y tiendas especializadas. El volumen de ventas da cuenta de la magnitud de las ganancias obtenidas por la colusión de CMPC y Kimberly Clark.

CMPC Tissue S.A esta dedicada a la elaboración de productos de papel para el mercado de consumo masivo e institucional. Vende estos en Chile, Argentina, Brasil, Perú, Uruguay, Colombia y México, países donde dispone de instalaciones industriales propias. Exporta, además, hacia Ecuador, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Panamá y otros países de Centroamérica.

En los mercados de tissue en Chile, Argentina y Uruguay, CMPC se ubica como la empresa líder, en tanto que en Perú se ubica en el segundo lugar del mercado.

En Chile, la planta de Puente Alto fabrica papel tissue y los papeles higiénicos Confort, Noble y Preferido. También se elaboran pañales desechables marca Babysec. Una planta en Talagante produce papel tissue, papel higiénico, toallas de cocina, servilletas, sabanillas y pañuelos.

En Argentina, CMPC tiene dos plantas de producción: la Planta Zarate, al norte de Buenos Aires, donde se fabrica papel tissue, papel higiénico, toallas de cocina y servilletas, con una capacidad de producción de cien mil toneladas anuales; y la Planta Nachel. En Perú tiene la planta Protisa que se ubica en el segundo lugar del mercado peruano de estos productos. En Uruguay mantiene la planta Papeles Industriales Uruguay S.A. que representa al 70% del mercado local. En Ecuador CMPC participa en los mercados de ventas en productos como manteles, servilletas y toallas. En Brasil, CMPC posee la empresa Melhoramentos Papeis, con plantas procesadoras diversas. En Colombia tiene la empresa Drypers Andina, con plantas y centros de distribución.

 

LIDER EN LA REGION

La CMPC lidera la producción de celulosa en América del Sur y desde 2015 busca convertirse en la principal vendedora de pañuelos y pañales. En una presentación efectuada el año pasado por ejecutivos de la empresa ante inversionistas de Santander GBM, se afirmó que consideran esto posible tras la puesta en marcha de la planta Guaíba II en Brasil, que produce celulosa y papel, y que significó una inversión de 2.100 millones de dólares. La ambición del Grupo Matte es introducirse y crecer también en los mercados norteamericanos en los próximos cinco años, donde incursionará con productos de embalaje. Por ahora, está concentrado en afianzar su posición en México, Colombia y Brasil.

Entre 2009 y 2015 el Grupo Matte ha invertido más de 7.300 millones de dólares en su expansión continental y en los últimos dos años las acciones de la compañía se han posicionado entre las favoritas de los fondos mutuos. No obstante, el Grupo quiere seguir creciendo y para ello -aparentemente- sus ejecutivos no dudan a la hora de recurrir a mecanismos engañosos o fraudulentos. En vísperas del Año Nuevo, la Fiscalía Nacional Económica cerró la investigación por colusión en la venta de pañales. ¿La razón?: los delitos estaban prescritos. Esta decisión de la FNE ha levantado una ola de protestas que motivó al Ministerio de Economía a exigir que se dieran a conocer los antecedentes acumulados en la investigación.

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 868, 6 de enero 2017.

revistapuntofinal@movistar.cl

www.puntofinal.cl

“El Capital” de Marx: 150 años

01_afiche-karl-marx
“El Capital” de Marx: 150 años
Punto Final
Hace 150 años, en una carta del 16 de agosto, un jubiloso Marx escribía a eso de las dos de la madrugada a Engels, su colaborador y amigo de toda la vida: “Querido Fred: Acabo de terminar la corrección del último pliego del libro”. Y enseguida añadía: “ ¡Solo a ti te debo que esto haya sido posible! Sin tu entrega personal, yo no habría podido por nada del mundo realizar este trabajo… ¡Te abrazo, lleno de gratitud!”.El libro al que se refería Marx era ni más ni menos que el primer tomo de El Capital , del que este 2017 se conmemora el 150º aniversario de publicación de su primera edición.

La alegría y agradecimientos del revolucionario alemán no dejaban de estar justificados. Desde que iniciara su vida de exiliado en la segunda mitad de la década del 40 del siglo XIX, Marx y su familia tuvieron que atravesar por una serie de peripecias, la mayor parte de las veces originadas por una situación económica precaria fruto de la inestabilidad laboral de Marx. De ahí que Engels no solo cumpliera el rol de un colaborador intelectual que Marx siempre tuvo en estima, sino también de un sostén económico y afectivo de él y su familia.

EL CONTEXTO EUROPEO

Fuera de las dificultades que significó el exilio para Marx, éste le permitió hacerse de un profundo conocimiento del nuevo contexto político-social que se venía configurando en el continente europeo durante el siglo XIX. Seasistía a la consolidación en el plano político de la sociedad burguesa, lacual a su vez daba paso al surgimiento de un nuevo actor con potencialidades revolucionarias: la moderna clase trabajadora.

Con el reflujo de los alzamientos populares y su asentamiento definitivo en Inglaterra, Marx pudo dedicarse por completo al estudio de lanueva sociedad que tomaba cuerpo. Allí entró en contacto con una de las expresiones más avanzadas del pensamiento burgués de la época, la economía política clásica. En efecto, la teoría económica marxista arranca de los aportes realizados a la comprensión del capitalismo por dicho corpus teórico, y en particular por la obra de David Ricardo. Si bien Marx rompe en varios aspectos fundamentales con Ricardo, siempre reconoció la deuda intelectual que tenía con este economista.

El auge de la economía política en Inglaterra no era casualidad. Este país constituía la cuna del modo de producción capitalista, llegando a ser la primera potencia industrial del mundo. Este era por tanto el escenario perfecto para estudiar “los antagonismos sociales que resultan de las leyes naturales de la producción capitalista”, ya que en este sentido “el país industrialmente más desarrollado no (hacía) sino mostrar al menos desarrollado la imagen de su propio futuro”.

OBJETO, METODO Y ESTRUCTURA DE “EL CAPITAL”

En El Capital Marx se propone como objetivo último “sacar a la luz la ley económica que rige el movimiento de la sociedad moderna”. Precisamente acotar su objeto de estudio a los límites históricos de las sociedades capitalistas, es lo que hace que la obra cumbre de Marx conserve, 150 años después de publicada, toda su vigencia. De hecho, es a medida que las relaciones capitalistas se han ido extendiendo a todos los ámbitos de la economía (salud, educación y previsión incluidas) que las leyes descritas en El Capital cobran particular fuerza y relevancia.

Para alcanzar el objetivo propuesto, Marx se sirvió de un particular método para enfocar los problemas sociales que se instalaban una vez que laproducción pasaba a ser dominada por las relaciones capitalistas. Este método no era sino el desarrollado por Hegel -el gran maestro de juventud de Marx-, solo que esta vez era puesto sobre una base materialista: las relaciones deproducción. El método hegeliano -o dialéctico- pone el énfasis en el movimiento con base en contradicciones, y Marx fue el primero en aplicarlo al terreno de la economía.

Si bien lo anterior puede sonar complejo, su aplicación es bastante sencilla. La diferencia del enfoque de Marx con la actual ciencia económicasalta a la vista. Esta última nunca ha podido explicar convincentemente el conflicto que constantemente aflora entre empresarios y trabajadores si no es recurriendo a elementos “externos” a dicha relación (envidia, acción de agitadores, etc.); en cambio, en el enfoque marxista la relación misma es inherentemente conflictiva en la medida en que se basa en la explotación de los trabajadores.

Si bien el plan original de la obra estaba proyectado en tres tomos, Marx solo alcanzó a publicar el primero. Correspondió a Engels la publicación de los tomos restantes a partir de un enorme cúmulo de apuntes y borradoresdejados por su amigo al morir.

La idea de Marx en los tomos restantes era ir más allá de la relación capital-trabajo en el ámbito de la producción. Junto con develar el origen de la ganancia capitalista -objetivo del primer tomo-, se proponía lograr además una visión comprehensiva del proceso capitalista de producción, abordando en detalle las fases de la circulación del capital y cómo las distintas fracciones capitalistas se reparten finalmente, bajo diversas formas (intereses, renta, salarios gerenciales, etc.), los frutos de la explotación del trabajo.

Precisamente uno de los temas que son tratados en estos tomos no publicados por Marx, y que cobra particular relevancia para economías como la chilena, es la renta asociada a la explotación de los recursos naturales.

EL ORIGEN DE LA GANANCIA Y LA CRITICA DEL CAPITALISMO

Si bien Marx realiza una serie de progresos con respecto a la teoría del intercambio mercantil de David Ricardo, todo el edificio de la economíamarxista descansa sobre el descubrimiento del origen último de la ganancia capitalista: la plusvalía. Este es el gran aporte de Marx a la ciencia económica y al pensamiento social.

Como bien se sabe, el principio fundamental que guía la producción capitalista es el criterio de la ganancia, o sea el acrecentamiento constante del valor puesto en circulación por el capital. Explicar el origen de ésta no es sencillo ya que requiere ir al trasfondo mismo de la relación capitalista. Hasta el día de hoy la ciencia económica dominante recurre a las más fantásticas e inverosímiles explicaciones (abstinencia de los empresarios, capacidad innovadora, etc.), o simplementerecurre a las más burdas superficialidades.

Marx, en cambio, basa su explicación del origen de la ganancia capitalista en la explotación del trabajador, introduciendo la distinción clave entre fuerza de trabajo y trabajo.

Así, si en la superficie el mercado laboral se presenta como un intercambio igualitario entre pares, la desposesión de medios de producción por parte del trabajador obliga a éste a vender su fuerza laboral al capitalista que la pone a trabajar, apropiándose de un conjunto de mercancías que contienen un valor por sobre el que costó su producción (salarios incluidos). El mercado finalmente realizará la ganancia contenida en las mercancías, pero en ningún caso la crea.

Este enfoque provee una crítica radical del capitalismo, que se distancia de muchas visiones actualmente en boga en la misma Izquierda. Porejemplo, de aquellas que establecen como el problema principal del capitalismo contemporáneo la capacidad de los empresarios de coludirse y establecer precios “abusivos”, desplazando así el eje del conflicto desde la relación capital-trabajo a la de vendedor-consumidor.

La solución de los males del capitalismo en Marx no pasa en ningún caso por regular la conducta de las empresas o abogar por un comportamiento más “ético” de los negocios, sino por subvertir la relación capital-trabajo.

“EL CAPITAL” Y EL CAPITALISMO CONTEMPORANEO

Si bien El Capital de Marx establece las bases de una comprensión y crítica hasta ahora no superadas -y difícilmente superables- del capitalismo, e indispensables para cualquier acción revolucionaria, la obra, sin embargo, no agota el estudio de las sociedades burguesas y sus contradicciones.

Esto es imposible por dos razones. En primer lugar, por más grande que fuera la genialidad de Marx, no podía agotar un fenómeno tan vasto y complejo como es el capitalismo. No por nada su obra conserva un estado inconcluso, abierta a seguir profundizándose.

En segundo lugar, el mismo desarrollo del capitalismo ha puesto en juego nuevas contradicciones -así como también ha superado otras-, las que en la época de Marx apenas podían ser vislumbradas. Se trata de problemáticas como el deterioro ambiental y la subordinación de género, que abren espacios para la emergencia y constitución de nuevos actores con eventuales potencialidades transformadoras. El desafío radica en integrar la comprensión de dichos fenómenos en la lógica del análisis de las leyes de la acumulación del capital descubiertas por Marx. Se trata de llevarlos al terreno de la crítica marxista de la sociedad burguesa, y no dejarlos a merced de modas intelectuales carentes de perspectivas de transformación social de fondo o teorías abiertamente burguesas

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 868, 6 de enero 2017, Chile.

www.puntofinal.cl